Sika , la historia

SIKA Y EL TÚNEL DEL GOTARDO

Kaspar Winkler fue impulsado por su espíritu empresarial cuando colocó la piedra fundamental de nuestra empresa en 1910. Nació en una familia modesta de zapateros y emigró muy pronto de Austria a Suiza.

Allí inventó el Sika-1, un aditivo impermeabilizante de fraguado rápido para el mortero, que fue utilizado para impermeabilizar el túnel de San Gotardo, permitiendo a la compañía ferroviaria suiza electrificar esta importante conexión entre el norte y el sur de Europa.¡La demanda dio fruto a la innovación! Kaspar Winkler reconoció la necesidad global de sus aditivos “pioneros”,  y creó filiales por todo el mundo.

Era un túnel de 57 km – el túnel más largo en la tierra – a través de los Alpes suizos. Podemos estar orgullosos de nuestra historia y mirar hacia el futuro con optimismo.

 

LA GUERRA Y LA BONANZA ECONÓMICA

Durante la Segunda Guerra Mundial, las compañías Sika continuaron la producción en cada país en el que estuvieron presentes. Así, los aditivos para los bunkers construidos en Suiza y en las zonas ocupadas por los alemanes fueron suministrados por Sika. También las naves de hormigón utilizados por los aliados para el transporte de material de guerra y para desembarcar en Normandía fueron construidos con aditivos Sika.

Durante el boom de los años 50 y 60 años, se fundaron nuevas subsidiarias desde Suecia a Cuba. Un segundo cambio generacional fue anunciado en Suiza con la entrada de Romuald Burkard en la empresa. Desde el momento de su entrada en la empresa en 1953 hasta la muerte de su suegro Fritz Schenker en 1971, Burkard gradualmente se hizo cargo de la dirección del grupo de empresas que en 1968 se había convertido en una sola estructura corporativa integral con Sika Finanz AG. En este mismo año, Sika  cotiza en la Bolsa de Valores de Suiza.

 

 

PRESENCIA GLOBAL

En ningún otra década Sika ha creado tantas nuevas empresas en varios países: solamente entre 1990 y 1995, 16 nuevas filiales fueron fundadas. Sika ha reforzado su presencia sobretodo en Asia, Europa del Este y en América Latina. A pesar de este esfuerzo, la década de 1990 no fueron una década fácil. Sika combatió las fases recesivas, así como escasa rentabilidad, atribuida a la fuerte competencia y el aumento de los precios de las materias primas.

 

FUENTE: https://esp.sika.com/